CÓMO PONER EL TOLDO SI HACE MUCHO AIRE

En los últimos años hemos sufrido variaciones meteorológicas extremas y nuestros toldos se pueden deteriorar hasta el punto de que no podamos usarlos como nos gustaría durante el verano. Por lo tanto, la pregunta adecuada no es ”¿Cómo ponemos el toldo si hace mucho aire? sino ”¿Cómo debo actuar para que mi toldo no se dañe con tormentas, viento o inclemencias del clima?

Cómo debo actuar para que mi toldo no se dañe con tormentas, viento o inclemencias del clima

Recoge el toldo

En primer lugar, lo que debes hacer es recogerloNo nos estamos quedando contigo, resulta que la forma más eficaz de proteger tu toldo del viento es recogerlo. Por lo general, los toldos son capaces de soportar rachas de viento de hasta 40 o 50km/h. Puedes consultar en la aplicación del tiempo de tu móvil qué velocidad va a alcanzar el viento y si ves que vas a estar cerca de este límite, recógelo si quiere que tu toldo no se estropee.

Y, aunque el viento no alcance esa velocidad y a ti te parezca ligero, lo cierto es que aún así tampoco te aconsejamos que dejes el toldo extendido.

Si eres dueño de un negocio y no puedes recoger el toldo a la mínima que haya un poco de brisa porque lo empleas para cubrir la terraza, puedes recogerlo en las rachas que sean más fuertes. En cambio, si estamos hablando del toldo de un hogar, lo que te recomendamos es que lo guardes en cuanto notes que hace algo de viento.

Lleva a cabo la limpieza y el mantenimiento

Mantener el toldo limpio no solo tiene un propósito estético, sino que también evita un desgaste significativo.

Existen productos específicos para limpiar y mantener los toldos, pero el agua y el jabón son una solución fácil y efectiva.

Evitar la acumulación de polvo ayuda a prevenir grietas y posibles roturas a corto plazo, por lo tanto, asegúrate de que tu toldo esté limpio y dedica tiempo periódicamente, incluso si no lo estás usando en ciertas épocas del año. Cuidar del toldo durante el invierno te permitirá disfrutarlo en verano.

Un consejo importante es asegurarse de secarlo adecuadamente, tanto después de la limpieza como después de una tormenta. Enrollar un toldo mientras aún está húmedo puede hacer que la tela retenga la humedad, lo cual puede causar un deterioro importante con el tiempo. Por lo tanto, es recomendable dejar el toldo extendido al aire libre hasta que esté completamente seco antes de guardarlo.

Después de una tormenta, es importante verificar si la lluvia y el viento han ensuciado demasiado el toldo. En caso afirmativo, se recomienda seguir los pasos mencionados anteriormente: limpieza, secado y guardado del toldo.

En resumen, mantener el toldo limpio y seco es fundamental para evitar el desgaste prematuro. Con cuidado y atención periódica, podrás prolongar la vida útil de tu toldo y disfrutarlo plenamente en todas las estaciones.

Revisa tu toldo periodicamente

Si sospechas que tu toldo pudo haber sufrido desgaste debido al viento o después de una tormenta, es recomendable realizar una pequeña revisión para asegurarte de que todo esté en orden.

De hecho, es altamente recomendable llevar a cabo revisiones periódicas para abordar cualquier desgaste o deterioro. Se sugiere realizar al menos una vez al año una revisión profesional para asegurarse de que el toldo se encuentre en perfectas condiciones.

Por último, no queremos concluir sin proporcionarte la solución a los problemas derivados del viento, las tormentas y las inclemencias del tiempo: el toldo cofre.

Este tipo de instalación cuenta con perfiles de aluminio que, al recoger el toldo, protegen la tela y los brazos de la suciedad, la humedad, la exposición solar, el viento y la lluvia. Por lo tanto, se trata de un toldo muy resistente que apenas sufre desgaste cuando se encuentra recogido, debido a la excelente protección que ofrece.